BLOG

ASOCIACIÓN TÉCNICA DE EMULSIONES BITUMINOSAS

Tlf.: 91 329 17 37 |  Fax.: 91 329 28 66

email - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Nuria Uguet Canal

Nuria Uguet Canal

Coordinadora del GT-6 de ATEB: Nuevas aplicaciones de emulsiones bituminosas

Lunes, 30 Octubre 2017 09:29

¿POR QUÉ SUENAN LAS CARRETERAS?

El fin de semana pasado, buscando huir del mundanal ruido, me adentré con mi familia en una carretera secundaria en busca de un hotel rural cuando, mi hijo el mayor dice: Qué ruido hace esta carretera, no me deja oír lo que estáis hablando. Le encanta enterarse de todo.


Le empecé a contar que estábamos rodando por un tratamiento superficial de riegos con gravilla, que, el ruido era debido a la rugosidad del tratamiento que, además de hacer ruido, impermeabiliza el soporte protegiendo las capas inferiores de la acción del agua, que permite un buen agarre neumático pavimento, lo que confiere seguridad... Que el riego se aplica en sucesivas capas de ligante y árido y que, según las capas que se pongan hay distintos tipos de tratamientos; monocapa, bicapa, tricapa, preengravillados...

 

foto1

 

Cuando le miré a la cara me di cuenta que no estaba entendiendo nada. Pensé, ¿cómo explicar en qué consiste un riego con gravilla a un loco bajito?


Después de pensar un rato se me ocurrió lo siguiente:


Para aplicar un riego con gravilla tienes que poner un pegamento en la carretera y luego “espolvoreas” piedras por encima que se quedan pegadas. El pegamento se llama emulsión y las piedrecitas, árido.


La emulsión se aplica con un camión regador, que es una especie de ducha móvil que te permite aplicar la cantidad de emulsión que tú quieras, a la temperatura que desees. Es importante que la alcachofa de la ducha esté en buen estado para que salga emulsión por todos los agujeritos. Si no es así, habrá zonas donde no haya pegamento y las piedras no se pegarán.


El árido, se extiende con una gravilladora, que es un camión que permite esparcir la cantidad de árido deseada, como cuando empleamos el salero para sazonar la comida. Hay que tener cuidado cuando volquemos el salero para echar sal para que no salga toda de golpe, estropeando el plato que tenemos entre manos.


El árido a emplear tiene que cumplir una serie de características muy importantes como son:


- La limpieza: el árido debe estar limpio para que la emulsión se pegue. Es como si te hecho crema en las manos después de haber estado haciendo polvitos en el cole. La crema se pegará al polvo y no te hidratará las manos.
- Caras de fractura: los áridos que utilicemos deben tener partes rugosas para que pegue la emulsión. Es como cuando hicimos el elefante de arcilla por piezas y, antes de pegar las patas, lijamos ligeramente las partes a unir.
- Forma: el árido tiene que tener forma cúbica, como los dados del parchís. Si es como las piedras planas que empleamos en la playa para hacer saltos de rana, no quedará bien.


La emulsión o pegamento también tiene que cumplir unas características importantísimas como:


- Viscosidad: debe tener una viscosidad tal que permita dejar una altura de emulsión adecuada para que moje el árido. Por ejemplo, si utilizáramos miel como pegamento, como es muy viscosa, podríamos “hincar” el árido dentro y se sujetaría mejor que si utilizásemos agua, que es menos viscosa.
- Velocidad de rotura: la emulsión debe romper o “empezar a pegar” en cuanto toca el árido, ni antes ni después. Es como cuando utilizamos pegamento para pegar el gancho del calendario en la cocina. Tenemos que estar sujetando el gancho hasta que el pegamento empieza a hacer su función. Si tarda mucho en empezar a pegar, nos eternizaremos sujetando el gancho contra la pared. Si por el contrario echamos el pegamento en la pared y esperamos una hora para poner el gancho, no pegará.

 

foto2A continuación el árido se apisona con una apisonadora como la de Lego que tienes en casa pero, normalmente con ruedas de goma.

 

Para que quede bien el riego con gravilla, lo debe hacer personal experto con muuuucha experiencia, como cuando llamamos a la tía María para que nos cuente un cuento... nadie los cuenta como ella.


El resultado final es una superficie que protege lo que hay debajo y le da un buen agarre. ¿Lo has entendido?


Se quedó callado un rato y finalmente contestó: Más o menos... Entonces, para hacer un riego se echa algo parecido al huevo, si es campero mejor y pan rallado por encima, pan de hogaza, no de los industriales, para que el agarre sea perfecto...mamá, para cenar quiero croquetas, de las buenas, de las que hace el abuelo.

 

No sé yo si se enteró de algo, o tal vez sí.

 

 

La versatilidad que ofrecen las técnicas en frío con emulsiones bituminosas en la construcción y conservación de carreteras, permiten dar respuesta eficaz y respetuosa con el medio ambiente a las diferentes necesidades de los firmes. La pregunta que me planteo es: ¿Existen otros campos potenciales donde las emulsiones bituminosas puedan ofreces sus cualidades? La respuesta es sí y ahí van algunos ejemplos:

 

 

1. Emulsiones en centrales solares

Cada vez somos más sensibles al cambio climático que, en gran parte es generado por los sistemas de obtención de energía convencionales. España es uno de los países europeos con mayor irradiación solar. Esto hace que la energía solar sea una alternativa a tener en cuenta respecto a las energías no renovables.
En las centrales solares, se emplea zahorra como material para la construcción de los caminos de acceso a los paneles (para su mantenimiento y/o reparación). Esto hace que, con el paso de los vehículos se genere polvo que se deposita sobre dichos paneles disminuyendo su rendimiento.

 

se1

 

¿Por qué no pavimentamos esos viales para minimizar ese polvo que "ensucia" los paneles?. Concretamente os proponemos la utilización de tratamientos superficiales de tipo riego con gravilla, que, además de mejorar la superficie de rodadura, impermeabilizan el soporte alargando así su vida útil, son versátiles, económicos, rápidos de ejecutar y de reparación sencilla si sufren algún deterioro.

 

 

2. Emulsiones en el sector ferroviario
Desde hace relativamente poco, las mezclas bituminosas se han abierto camino en el sector ferroviario debido a que atenúan mejor las vibraciones y permiten reducir espesores de capa (respecto a los materiales granulares utilizados habitualmente). Una de las aplicaciones más extendidas es como subalasto bituminoso, que es la capa que se encuentra entre la explanada y el balasto. La utilización de este subbalasto bituminoso (constituido por diferentes capas) conlleva el empleo de emulsiones de adherencia para que estas capas actúen de manera solidaria.

 se2

Otra posible aplicación es lo que se denomina lámina asfáltica bituminosa. Uno de los principales deterioros de las vías ferroviarias se debe al incamiento del balasto sobre la capa de subalasto bituminoso, producido por las cargas dinámicas ejercidas por el paso de los trenes. Pare evitar ese punzonamiento que hace que el balasto no se comporte correctamente, se recomienda proteger el subalasto bituminoso con una lámina asfáltica, extendida como emulsión fabricada con betún duro y aplicada en dotaciones elevadas.

 

 

 

 

 

3. Emulsiones en impermeabilización
Como sabéis, en la construcción de edificios, cubiertas, garajes... se utilizan productos impermeabilizantes para evitar las filtraciones de agua. Normalmente los productos que se utilizan son laminares, que generan muchas juntas de soldadura o, líquidos, que eliminan dichas juntas y son de fácil aplicación, sobretodo en recovecos o puntos de difícil acceso.
En este campo y frente a los productos habituales existentes en el mercado, ¿por qué no utilizamos más las emulsiones bituminosas? son líquidas, fácilmente aplicables, económicas, no tóxicas y se puede ajustar su formulación en función de las necesidades del soporte.

 

 

4. Emulsiones en cubiertas vegetales
El empleo de emulsiones bituminosas en sectores "vegetales" tiene aplicaciones muy diversas y con unos beneficios bien definidos:

 

4.1. Cultivos no alimentarios
Existen muchos cultivos destinados a fines no alimentarios donde el agua de riego es un bien escaso. ¿Por qué no utilizamos una emulsión bituminosa para crear una película de betún que proteja la superficie, evitando la evaporación de agua? Además, como el betún es negro, aumenta la absorción de calor de la luz del sol, incrementando la temperatura del soporte y facilitando así el crecimiento vegetal.

 

4.2. Cubiertas vegetales y estabilización de taludes
La vegetación juega un papel fundamental en el control de la erosión, estabilización e integración visual de los taludes. Se puede proyectar sobre taludes una mezcla de emulsión, agua, semillas, nutrientes y otros que, además de realizar un tratamiento que evite la evaporación de la humedad del suelo, incorpora productos para facilitar la germinación de la semilla elegida para acelerar el crecimiento vegetal.


4.3. Inertización de suelos

 

 

La presencia de metales pesados en suelo debidos a actividades industriales es una de las mayores causas de contaminación de los mismos. Dado que las emulsiones impermeabilizan, ¿Por qué no utilizamos emulsiones bituminosas para "escapsular" esos contaminantes y evitar así problemas de contaminación por lixiviado de esos metales? Además, si se encapsulan también evitamos que los absorban los vegetales que haya en ese suelo.

 


Hasta ahora hemos centrado el empleo de emulsiones a firmes pero, si lo pensamos unos minutos, seguro que hay otros muchos campos donde las emulsiones bituminosas puedan aportar un plus. De nosotros depende encontrarlos.

Top Five