ASOCIACIÓN TÉCNICA DE EMULSIONES BITUMINOSAS

Tlf.: +34 607 41 68 98 |  Fax.: 91 329 28 66

email - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Miércoles, 09 Octubre 2019 14:36

Reflexiones en 2019 de un “viejo roquero de las emulsiones bituminosas

Written by 
Rate this item
(1 Vote)

A principios del año 1982 empezó mi vida profesional en una empresa especializada, en ese momento, en la pavimentación de carreteras mediante técnicas bituminosas.

 

Me asignaron al denominado, en la Empresa, Departamento de Conservación, cuya actividad fundamentalmente consistía en la pavimentación de las carreteras españolas, de todo tipo, mediante la aplicación de las denominadas técnicas en frio, es decir, mediante la utilización del betún asfáltico, en forma de emulsión, como conglomerante. Esto me permitió conocer las muchas y excelentes aplicaciones de estas técnicas en frío para la conservación de las carreteras. Y “enamorarme” de ellas.

 

Algunos datos aclaratorios. Entre 1984 y 1988, por ejemplo, en España el consumo de emulsiones bituminosas oscilaba entre 400.000 y 450.000 toneladas/año. De este volumen y según el mercado de las mezclas bituminosas en caliente en esa época, aproximadamente el 10% se utilizaba en los denominados riegos de adherencia entre capas bituminosas. El resto, alrededor del 90% se utilizaba en las citadas técnicas de pavimentación en frio: Mezclas bituminosas abiertas en frio, gravaemulsión, lechadas bituminosas y riegos superficiales con gravillas.

 

En los años 2004 a 2007 el consumo de emulsiones se sitúa alrededor de 330.000 toneladas iniciándose un descenso continuado, coincidiendo con la caída del volumen de mezclas bituminosas en caliente, hasta las 130.000 toneladas en 2013. En estos años, el consumo de emulsiones en riegos de adherencia se sitúa alrededor del 40% del total. Hay un descenso muy importante en el volumen de emulsiones dedicadas a las denominadas técnicas en frío, a pesar de que, en esos momentos, ya se han desarrollado también los denominados reciclados in situ con emulsión.

 

En numerosas ocasiones, Congresos, Jornadas Técnicas, Revistas, Cursos, etc., se ha analizado y debatido sobre el porqué de este sensible descenso en la utilización de las denominadas técnicas de pavimentación en frío (con emulsión bituminosa). Se han enumerado varias y dispares causas: falta de normativa técnica oficial actualizada, proliferación de las denominadas plantas de fabricación de mezclas bituminosas en caliente, algunos fracasos por malas ejecuciones, prevalencia de criterios económicos y políticos respecto a criterios técnicos, desaparición de medios mecánicos y de personal especializado como había en los años setenta y ochenta del siglo pasado, tratar de equiparar el comportamiento mecánico de las técnicas en frio con las mezclas bituminosas en caliente, etc.

 

Posiblemente todas estas causas han influido en el importante descenso en la utilización de las técnicas denominadas en frío. Me van a permitir que este “viejo roquero y amante de la emulsión bituminosa” exponga su opinión sobre la causa de esta pérdida de mercado tan importante.

 

En los años setenta y ochenta del siglo pasado en España había tres grandes grupos constructores con actuación a nivel nacional dedicados a la pavimentación de carreteras, con técnicas bituminosas, como actividad principal. Estos grupos fabricaban emulsiones bituminosas y además eran empresas que las aplicaban a través de las denominadas técnicas en frío. Había un claro interés técnico y desde luego económico por su utilización. Por ello, realizaban una importante actividad comercial y de investigación y desarrollo continuo de nuevos materiales y productos finales dentro del mercado de las emulsiones bituminosas. Tenían medios mecánicos y de personal suficiente y muy expertos para la ejecución de este tipo de actividad, las obras se “hacían muy bien” y había receptividad y confianza por parte de los Técnicos de las Administraciones responsables de las carreteras.

 

En la actualidad solo queda uno de aquellos Grupos que sigue actuando nivel nacional y que ha adaptado su actividad a lo que el mercado ha reclamado en las últimas décadas de manera fundamental, las mezclas bituminosas en caliente.

 

Por parte de ATEB se están realizando numerosas Jornadas Técnicas, Cursos en Universidades, Documentos Técnicos, etc., encaminados a divulgar y concienciar a los Técnicos de las Administraciones de las excelencias de las emulsiones bituminosas y sus aplicaciones, con resultados creo que escasos para el gran esfuerzo y los objetivos reales de estas campañas.

 

Mi modesta opinión, a partir de mi experiencia, es que mientras no se consiga que las Administraciones recuperen la confianza en estas técnicas, como consecuencia de ello proyecten soluciones de pavimentación con emulsiones bituminosas (ahora se han incorporado también las denominadas mezclas templadas) y sobre todo haya algunas empresas especializadas e interesadas técnica y económicamente y con los medios y personal adecuados para la fabricación y puesta en obra de las técnicas de pavimentación con emulsión bituminosa, no se podrá volver a un mercado tan importante o mayor como el que había en España en los ya citados años setenta y ochenta del siglo pasado.

 

El futuro está claramente en el empleo de las técnicas con emulsiones, por razones técnicas y económicas y sobre todo medioambientales. No olvidemos que en España alrededor del 70% de las carreteras responden a lo que se denominan de Baja Intensidad de Tráfico (BIT), con IMD inferior a 2000 vehículos/día, en las que la aplicación de este tipo de técnicas de pavimentación suele ser la más adecuada y recomendable.

 

Mi consejo a ATEB es “buscar y potenciar” algunas empresas de ámbito regional o nacional que “descubran” lo interesante que puede ser económicamente para ellas el empleo de técnicas de pavimentación con emulsiones bituminosas, que junto con ATEB desarrollen campañas comerciales y técnicas. Esto requerirá una cierta inversión inicial para recuperar los medios mecánicos y humanos que se han perdido en estos últimos veinticinco años. Estoy convencido que, si se actúa así, en unos cuantos años el mercado de las emulsiones bituminosas crecerán de manera natural por su mayor utilización en técnicas de pavimentación y no por que se utilicen más riegos de adherencia en capas de mezclas en caliente, que espero y deseo que también suceda esto.

Read 471 times
Andres Costa

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Top Five