BLOG

ASOCIACIÓN TÉCNICA DE EMULSIONES BITUMINOSAS

Tlf.: 91 329 17 37 |  Fax.: 91 329 28 66

email - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lunes, 30 Octubre 2017 09:29

¿POR QUÉ SUENAN LAS CARRETERAS?

Written by 
Rate this item
(3 votes)

El fin de semana pasado, buscando huir del mundanal ruido, me adentré con mi familia en una carretera secundaria en busca de un hotel rural cuando, mi hijo el mayor dice: Qué ruido hace esta carretera, no me deja oír lo que estáis hablando. Le encanta enterarse de todo.


Le empecé a contar que estábamos rodando por un tratamiento superficial de riegos con gravilla, que, el ruido era debido a la rugosidad del tratamiento que, además de hacer ruido, impermeabiliza el soporte protegiendo las capas inferiores de la acción del agua, que permite un buen agarre neumático pavimento, lo que confiere seguridad... Que el riego se aplica en sucesivas capas de ligante y árido y que, según las capas que se pongan hay distintos tipos de tratamientos; monocapa, bicapa, tricapa, preengravillados...

 

foto1

 

Cuando le miré a la cara me di cuenta que no estaba entendiendo nada. Pensé, ¿cómo explicar en qué consiste un riego con gravilla a un loco bajito?


Después de pensar un rato se me ocurrió lo siguiente:


Para aplicar un riego con gravilla tienes que poner un pegamento en la carretera y luego “espolvoreas” piedras por encima que se quedan pegadas. El pegamento se llama emulsión y las piedrecitas, árido.


La emulsión se aplica con un camión regador, que es una especie de ducha móvil que te permite aplicar la cantidad de emulsión que tú quieras, a la temperatura que desees. Es importante que la alcachofa de la ducha esté en buen estado para que salga emulsión por todos los agujeritos. Si no es así, habrá zonas donde no haya pegamento y las piedras no se pegarán.


El árido, se extiende con una gravilladora, que es un camión que permite esparcir la cantidad de árido deseada, como cuando empleamos el salero para sazonar la comida. Hay que tener cuidado cuando volquemos el salero para echar sal para que no salga toda de golpe, estropeando el plato que tenemos entre manos.


El árido a emplear tiene que cumplir una serie de características muy importantes como son:


- La limpieza: el árido debe estar limpio para que la emulsión se pegue. Es como si te hecho crema en las manos después de haber estado haciendo polvitos en el cole. La crema se pegará al polvo y no te hidratará las manos.
- Caras de fractura: los áridos que utilicemos deben tener partes rugosas para que pegue la emulsión. Es como cuando hicimos el elefante de arcilla por piezas y, antes de pegar las patas, lijamos ligeramente las partes a unir.
- Forma: el árido tiene que tener forma cúbica, como los dados del parchís. Si es como las piedras planas que empleamos en la playa para hacer saltos de rana, no quedará bien.


La emulsión o pegamento también tiene que cumplir unas características importantísimas como:


- Viscosidad: debe tener una viscosidad tal que permita dejar una altura de emulsión adecuada para que moje el árido. Por ejemplo, si utilizáramos miel como pegamento, como es muy viscosa, podríamos “hincar” el árido dentro y se sujetaría mejor que si utilizásemos agua, que es menos viscosa.
- Velocidad de rotura: la emulsión debe romper o “empezar a pegar” en cuanto toca el árido, ni antes ni después. Es como cuando utilizamos pegamento para pegar el gancho del calendario en la cocina. Tenemos que estar sujetando el gancho hasta que el pegamento empieza a hacer su función. Si tarda mucho en empezar a pegar, nos eternizaremos sujetando el gancho contra la pared. Si por el contrario echamos el pegamento en la pared y esperamos una hora para poner el gancho, no pegará.

 

foto2A continuación el árido se apisona con una apisonadora como la de Lego que tienes en casa pero, normalmente con ruedas de goma.

 

Para que quede bien el riego con gravilla, lo debe hacer personal experto con muuuucha experiencia, como cuando llamamos a la tía María para que nos cuente un cuento... nadie los cuenta como ella.


El resultado final es una superficie que protege lo que hay debajo y le da un buen agarre. ¿Lo has entendido?


Se quedó callado un rato y finalmente contestó: Más o menos... Entonces, para hacer un riego se echa algo parecido al huevo, si es campero mejor y pan rallado por encima, pan de hogaza, no de los industriales, para que el agarre sea perfecto...mamá, para cenar quiero croquetas, de las buenas, de las que hace el abuelo.

 

No sé yo si se enteró de algo, o tal vez sí.

 

 

Read 2899 times
Nuria Uguet Canal

Coordinadora del GT-6 de ATEB: Nuevas aplicaciones de emulsiones bituminosas

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Top Five