BLOG

ASOCIACIÓN TÉCNICA DE EMULSIONES BITUMINOSAS

Tlf.: 91 329 17 37 |  Fax.: 91 329 28 66

email - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Viernes, 05 Agosto 2016 09:41

LOS MICROAGLOMERADOS EN FRIO: LA FÓRMULA UNO DE LA CONSERVACION DE FIRMES

Written by 
Rate this item
(18 votes)

Las necesidades de conservación de las rodaduras de los firmes asfálticos, son una prioridad para las administraciones o entidades titulares de la vía, desde distintos puntos de vista a tener en cuenta.


Por una parte el que afecta a la necesidad de mantener y proteger la estructura de la carretera en su conjunto, actuando sobre la zona, en principio, más expuesta de la misma, la que soporta directamente tanto el tráfico rodado, como la incidencia de agentes externos, como son los meteorológicos, agua, nieve, hielo, cambios de temperatura, rayos ultravioleta procedentes de la radiación solar, así como una serie de actividades propias de la conservación encaminadas a facilitar el tráfico en los periodos invernales, como pueden ser la acción de máquinas quitanieves, o el extendido de fundentes.

 

Por otra parte, la necesidad de procurar una rodadura para el usuario, que cumpla con las expectativas previstas para la misma, en términos de confort, regularidad, seguridad, visualización correcta de la señalización horizontal.


Los impactos sobre la capa más superficial del firme ya indicados, traen como consecuencia la aparición de daños por todos conocidos, unos que se traducen en daño estructural, que excede a lo que es el límite de perfil de las rodaduras , para los que ha de hacerse un estudio detallado de los mismos en función de los paquetes de firme presentes y el tipo de tráfico soportado, y otros, también identificados de manera clásica, como son fisuraciones, pérdida de finos en las mezclas, baches, peladuras, pérdida por desgaste del coeficiente de rozamiento transversal, que afectan más directamente a la zona más superficial.


Las herramientas disponibles para dar respuesta al último grupo de daños descrito, son diversas, pero es incuestionable el éxito de la aplicación de microaglomerados en frío, regulados por el artículo 540 del Pliego de Prescripciones Técnicas Generales para Obras de Carreteras y Puentes actualizado en el BOE de fecha 3 de enero del 2015, como solución estrella en la regeneración superficial de las rodaduras en los últimos años en España.

 

Eludiendo hacer comentario de la coyuntura económica actual y consideraciones de tipo presupuestario y obviando el coste unitario de la ejecución del extendido de un metro cuadrado de esta técnica en frío en comparación con otras soluciones posibles, y ciñéndonos exclusivamente a razones de tipo técnico, la realidad es que, la existencia en España de un parque de maquinaria de extendido moderno, con capacidad suficiente para dar respuesta a los trabajos reclamados por todas las administraciones públicas y entes responsables de la conservación viaria, la altísima cualificación del personal de los equipos de extendido técnicos y operarios , la mejora y puesta a punto de las mezclas con la elección y utilización de las mejores materiales, tanto material granular, como emulsiones asfálticas fabricadas con el más alto criterio de exigencia, tanto en las características de los betunes empleados, como en los aditivos, jabones y controladores de rotura de mezcla han dado lugar a un éxito sin precedentes que está dando resultados óptimos en todo tipo de vías.

 

ve2

 

Podemos encontrarnos experiencias de extendido de micros en frío, en vías de tráfico de categoría T00, en autovía y autopista, como mejora de CRT, donde el empleo de esta técnica en frío además de ofrecer un resultado óptimo y duradero, tiene la ventaja de ejercer una baja interacción con el tráfico rodado existente, debido a la rapidez de extendido y puesta en servicio de la técnica, que como todas las técnicas en frío tienen la necesidad de un tiempo de espera, para que el correspondiente proceso de curado y eliminación del agua presente en la mezcla, y la consecución de las cualidades de resistencia mecánica de las mismas se verifique.


Las capacidades de producción de los equipos de extendido, en este tipo de vías con tan alta intensidad de tráfico son lógicamente diversas, y se relacionan tanto con el tipo de maquinaria empleada, como con la complejidad del tramo sobre el que se actúa en términos de intensidad de tráfico existente, accesos afectados, carril de extendido, posibilidad de tráfico alternativo o la eventualidad de ejecución de los trabajos en horario nocturno; y muy importante, las condiciones climatológicas presentes, relacionadas a su vez con la época del año en que se prevean los trabajos. En cualquier caso tenemos que la apertura al tráfico puede darse de media al cabo de los cuarenta minutos de extendida la mezcla, siendo esperable a partir de ese periodo de tiempo una puesta en servicio, con bajo desprendimiento de árido, y una mejora automática de las condiciones de macro rugosidad y por tanto de adherencia del neumático a la rodadura.

 

ve3

 

En carreteras de baja intensidad de tráfico, IMD <50 vehículos, vías locales, agrícolas o forestales, los microaglomerados en frío, pueden aplicarse, tanto como mero tratamiento de mejora de los defectos superficiales de la rodadura, función del estado previo de las misma, como en empleos de más enjundia, siendo posible, previo estudio, el emplearlos en la corrección de roderas y relleno de baches como actividad previa al extendido en todo el ancho de vía de la capa definitiva de micro, empleada en una o en dos capas.

 

ve4

 

En este tipo de vías, la función es tanto la de mejorar la rodadura seguridad y el confort del usuario, ahorrándole los efectos de la proyección de áridos procedentes de los bordes de bache, y de las peladuras, o de la segregación del material de la capa de base, zahorra, que pueda haber quedado al descubierto, como la muy importante de impermeabilizar y ayudar a la evacuación a la cuneta del agua que de otra forma penetraría en capas inferiores del firme deteriorándolo de forma crítica.

 

ve5

 

Puede , también, pensar en usarse un extendido de micros en una o dos capas en este tipo de vías , construidas en firme ordinario y sobre él directamente previa imprimación, consiguiendo evitar las segregaciones y “rizado” de las zahorras por efecto del tráfico , siendo una solución especialmente económica y técnicamente adecuada.

 

ve6

 

La versatilidad de este tipo de técnica en frío , como técnica de conservación de firmes, la hace también ser indicada en vías urbanas, estando extendido su uso en carriles y vías ciclistas y en mejoras de viales y calles , siendo su empleo en este caso más de indicación estética que funcional.


Por último, he de mencionar el empleo de micros en aeropuertos, utilidad en la que España es pionera, empleándose en pistas de vuelo de aeropuertos y salidas rápidas, así como en viales de servicio de aeropuertos, siendo un ahorro en términos de coste y operativo en orden al balizamiento, ya que no es necesario elevar (los 3-4 cm mínimos del recrecido) las balizas empotradas (eje de pista, toma de contacto, RETILS, etc.).

 

ve7

 

Mantener el nivel de éxito actual, solo será posible por la vía de la mejora de todos los aspectos relacionados con la técnica. La formación continua del personal de obra y técnicos implicados, atendiendo a la renovación de los mismos. La mejora en la maquinaria, haciéndola más versátil y proveyendo su oportuna renovación. La mejora en los materiales, traducida en una mayor exigencia en las características de los áridos empleados, resistencias mecánicas, desgaste, huso; mejora constante en la fabricación y puesta a disposición de emulsiones bituminosas, emulsiones con mejoras en la adhesividad y en el control de la rotura de la mezcla.


Quedan muchos desarrollos por descubrir, que pueden apoyarse en los incentivos existentes a la i+d+i para las empresas, y en la herramienta utilísima de la Compra Pública Innovadora, unos para mejorarlos, como el empleo de fibras en la mezcla, como elemento que retrasa la aparición de las fisuraciones en la rodadura y mejora la adhesividad de los gruesos a la misma, que ya es una realidad y se emplea en forma habitual en España. Otros, el desarrollo y empleo como material granular, de áridos sintéticos que mejoren las prestaciones de los naturales en cuanto a las características mecánicas y durabilidad de las mismas en el tiempo. Y otros más que habrán de ser puestos a disposición de los responsables de conservación en los próximos años sin lugar a dudas.


Por último, una pregunta a modo de reflexión final; a la vista de las ventajas que aporta la técnica de los microaglomerados en frío ¿Para cuándo considerarla una técnica de conservación preventiva en su empleo en la conservación de rodaduras en los firmes de carretera?

 

Read 6984 times
Autores

Javier Nebreda Rodrigo

javier.nebredar@gmail.com

Past-President ATEB

 

Rafael Moreno

rmorenol@isoluxcorsan.com

Twitter: @mineroviejo

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Top Five